Home / Blog /

Trés horas en el corazón de la ciudad

Publicado en 05 marzo 2020 desde Bologna Welcome

Nuestro viaje en Bolonia empieza por un lado desde la Fuente del Neptuno, uno de los símbolos de la ciudad, obra del escultor flamenco Giambologna, y por otro desde la Biblioteca Salaborsa, que, con su rica colección multimedia, se ha convertido en uno de los puntos de agregación más frecuentados por los boloñeses. En su interior, además, a través del suelo de cristal se pueden vislumbrar los restos romanos de la ciudad.


Luego se continúa hacia Piazza Maggiore, “la piazza” (la plaza) para los boloñeses, donde se encuentran el Palacio de Accursio, sede del Ayuntamiento y de las Collecciones Municipales de Arte, y la basílica de San Petronio, en cuyo interior se custodia el reloj de sol más grande del mundo. Bajo el voltone del Podestà, además, un extraordinario efecto acústico permite a los visitantes hablar entre sí incluso en voz baja y desde los ángulos opuestos del mismo voltone sin problemas de comunicación. Recorriendo a continuación via dell'Archiginnasio, se encuentra el Museo Cívico Arqueológico, cuya collección egipcia figura entre las más importantes a nivel europeo, y el Palacio del Archiginnasio, primera sede de la Universidad más antigua de Occidente, fundada en 1088. A poca distancia se encuentra la Iglesia de San Domenico, donde se conserva el arca de mármol guardando los despojos del Santo, adornada por estatuas de Nicolò Pisano, Niccolò dell’Arca y de un joven Miguel Ángel.


Más tarde, pueden dar un paseo por las callejuelas en el área del antiguo mercado de la ciudad, el Quadrilatero, para seguir admirando Plaza Santo Stefano y sus siete iglesias. Atravesando las pequeñas galerías de Corte Isolani, se accede a Strada Maggiore, desde la cual se podrán contemplar las Dos Torres, Asinelli y Garisenda, las más altas entre las veinte torres sobrevivientes de la ciudad medieval, que en la época era llamada “torreada” por el elevado número de estructuras presentes.


Dejando atrás las Dos Torres se puede caminar a lo largo de Via Zamboni, convencionalmente identificada con el barrio Universitario, sede de algunos departamentos, del antiguo Teatro Municipal y de unos célebres museos universitarios. Entre via Zamboni y via Indipendenza se revela otra cara inesperada de Bolonia, la de las aguas que corren subterráneas y que resurgen por canales a cielo abierto: para disfrutar de vistas pintorescas hacia las aguas ocultadas de Bolonia y sus canales, asómense a la ventanilla de via Piella.


Por último, para volver a Piazza Maggiore hay que recorrer via Indipendenza, la gran calle comercial de la ciudad

Boletín

No dude en subscribirse a nuestro boletin para mantenerse al día con eventos y ofertas 

Subscríbase