Portico dei Servi Courtesy Francesco Ceccarelli

Home / Blog /

Paseando bajo los Pórticos de la UNESCO

Publicado en 02 diciembre 2021 desde Bologna Welcome

En este paseo nos acompaña...

Francesco Ceccarelli, profesor de Historia de la Arquitectura en la Universidad de Bolonia. Con sus investigaciones sobre los pórticos de Bolonia entre la Edad Media y la Edad Moderna, contribuyó a su inscripción en la Lista del Patrimonio Mundial de la UNESCO.

Pórticos Unesco en Bolonia: ¿por qué?

Los 12 tramos de pórtico que componen el sitio de la serie Unesco The Porticoes of Bologna fueron seleccionados por su ejemplaridad al resumir la historia de una arquitectura milenaria que ha arraigado en esta ciudad como en ninguna otra realidad urbana. A partir de la Baja Edad Media, por razones jurídicas, económicas y culturales, el pórtico se extendió ampliamente a lo largo del trazado de las nuevas calles en expansión, haciendo inconfundible el paisaje de la ciudad en los siglos posteriores y dotándolo de una extraordinaria variedad de soluciones arquitectónicas.


Porticos via Farini ©Marco Augusto Ghilardi

¿Cuáles son entonces los pórticos Unesco y dónde puedo encontrarlos?

Propondría al explorador contemporáneo que siguiera un orden cronológico en su visita, empezando por los pórticos arquitrabados de las modestas casas artesanales, desarrolladas por iniciativa monástica, a lo largo de la via Santa Caterina. Pasaría después por los diferentes tipos de pórticos bajomedievales, con arcos de mampostería apoyados en muros bajos, que separaban el tráfico rodado del peatonal. De ellos se pueden observar ejemplos en los palacios señoriales de la Piazza Santo Stefano, con sus características columnas octogonales de ladrillo, que pronto darían paso a las más clásicas columnas de piedra de sección circular.


Porticos de via Santa Caterina

Los pórticos proto-renacentistas y los más plenamente renacentistas, entre la época bentivolesca y el final del siglo XVI, están excelentemente representados por los componentes de via Galliera y del Baraccano, que documentan la variedad de uso de las soluciones porticadas de inspiración anticuaria, mientras que el componente de la Piazza Maggiore e del Archiginnasio coincide con la zona más céntrica de la ciudad y acoge los grandiosos pórticos monumentales de las principales instituciones cívicas que se desarrollan a lo largo del eje del Pavaglione y bajo los poderosos arcos del Palazzo del Podestà (Palacio del Podestà).


Porticos de via Galliera ©Marco Augusto Ghilardi 

Avanzando un poco más hacia el sur, podemos mezclarnos con la multitud que transita por las galerías comerciales del siglo XIX desarrolladas en torno a Piazza Cavour y a via Farini, diseñadas en clave historicista reinterpretando un pasado glorioso. El único ejemplo de pórtico del siglo XX situado en la zona central e incluido en la lista es el pórtico del Forno del Pane (Horno del Pan), un edificio de profunda repercusión social construido cerca del antiguo puerto Navile, que ahora alberga el Museo d’Arte Moderna (Museo de ArteModerno) (MAMbo) de la ciudad.


Porticos del MAMbo

Recorriendo las calles rectilíneas de la zona más oriental del centro histórico, además del pórtico académico de la ciudad universitaria a lo largo de la via Zamboni, podemos apreciar el proceso de adaptación de los pórticos a los grandes edificios religiosos. El eje triunfal de la Strada Maggiore no solo cose una interminable secuencia de edificios residenciales, sino que también acoge el extraordinario pórtico de estilo gótico tardío de la chiesa di Santa Maria dei Servi (iglesia de Santa Maria dei Servi), único por su amplitud y elegancia. Continuando hacia el este, la cinta urbana porticada de la antigua via Emilia también se proyecta fuera del antiguo recinto amurallado, con la primera “calle cubierta” que llega hasta la chiesa di Santa Maria degli Alemanni (iglesia de Santa Maria degli Alemanni).

Porticos de via Zamboni

¿Y fuera del centro?

Caminando por el portico di San Luca (pórtico de San Luca), reconocido desde el siglo XVIII como “verdaderamente único en el mundo”, recorremos una ruta procesional y devocional barroca proyectada fuera de la ciudad amurallada para llegar al interior del famoso santuario mariano y conectarlo arquitectónicamente con el tejido urbano. Es una ruta conocida por todos los boloñeses, que a día de hoy sigue asombrando a quienes emprenden su empinado camino ascendente, que termina en el interior de la basílica de planta elíptica.


Portico de San Luca

A lo largo de la llanura, esta arcada se ve interceptada por otra galería cubierta que corresponde al portico della Certosa (pórtico de laCartuja) del siglo XIX, concebido en la época napoleónica como vía sepulcral porticada de gran originalidad. Para llegar finalmente al único componente porticado modernista, tenemos que trasladarnos al barrio de viviendas sociales de Barca, cerca del río Reno, que cuenta en su interior con el singular edificio porticado conocido como “Il treno” (el tren), que, con su extensión de casi 600 metros, reinterpreta a gran escala y con técnicas y materiales del siglo XX, la matriz popular del pórtico medieval de sus orígenes.  


El portico dicho "El Trén" en el barrio Barca ©Lorenzo Burlando

Boletín

Boletín

No dude en subscribirse a nuestro boletin para mantenerse al día con eventos y ofertas 

Subscríbase