Home / Blog /

Bononia, ciudad romana

Publicado en 04 marzo 2020 desde Comune di Bologna

Conocido sobre todo por su imagen medieval y renacentista, el centro histórico de Bolonia aún revela restos de la época romana: estructuras arquitectónicas, tramos de calzadas, fragmentos de mosaicos y hallazgos conservados en los museos cuentan la historia de la antigua Bononia, fundada en el año 189 a.C. Retroceda en el tiempo y recórralo siguiendo este itinerario entre las joyas arqueológicas de la ciudad.

Bononia ocupó el lugar del antiguo asentamiento etrusco de Felsina y se trazó según un esquema muy regular, basado en dos calles principales: la máxima cardinal, que va de norte a sur (vía Galliera - vía Val d'Aposa), y la máxima decumana, que se extiende de este a oeste (vía Rizzoli - vía Ugo Bassi).

Una serie de cardos y decumanos menores corrían paralelamente a las calles mayores formando una red de bloques rectangulares. Todavía hoy se pueden admirar tramos de estas calles en algunos edificios del centro histórico. Una de ellas, de la época de Augusto, se conserva en la plaza cubierta de la Salaborsa, junto a los restos de la antigua basílica de Bononia. Sin embargo, en el sótano del Palacio Re Enzo también se expone otro tramo de la carretera que viene de las Colinas Euganeas.

Debajo se encuentran los restos de una alcantarilla de ladrillo de la época republicana, mientras que el antiguo paso subterráneo contiene un fragmento de un suelo de mosaico de la época imperial. En las salas del Museo de la Historia de Bolonia se conserva, en cambio, una parte del decumanus maximus encontrada en Via Rizzoli durante las excavaciones del dicho paso subterráneo. Por último, en el sótano de la tienda del Palazzo Lupari se encuentra un tramo de la antigua Via Aemilia, el antiguo camino que unía Rimini y Piacenza. En una de las salas se puede ver un elegante mosaico en el suelo de la segunda mitad del siglo II d.C., que decoraba una rica domus situada en paralelo a la vía Aemilia.

En Via Carbonesi se puede admirar el Teatro Romano, que data de las primeras décadas del siglo I a.C. , el edificio romano de ladrillo más antiguo de su tipología.

En el Complejo de Santo Stefano una inscripción sobre la pared exterior de la iglesia del Crucifijo indica la existencia en Bononia de un Iseo, edificio sagrado dedicado a la diosa egipcia Isis,  que debió de encontrarse en el área del Santo Sepulcro (la iglesia octagonal junto a la del Crucifijo). En el interior de la Iglesia de los Santos Vital y Agrícola, en cambio, es posible observar un capitel jónico procedente quizás de la Basílica del foro.

La última parada ineludible es el Museo Arqueológico Cívico, donde ya en el patio se conservan varios testimonios de la antigua Bononia. A lo largo del lado izquierdo hay una serie de estelas funerarias procedentes de una necrópolis del siglo I d.C., mientras que en el lado opuesto se puede admirar una imponente base de columna estriada y un capitel jónico, probablemente de una de las columnatas que dividían el interior de la basílica. En el atrio hay una estatua del emperador Nerón procedente del teatro y en la planta superior se encuentran tres mosaicos  procedentes de casas de Bononia y sus alrededores, todos ellos de la época imperial.  

Extractos de textos de Daniela Ferrari. Asociación Cultural FE.BO. Arqueología

 

Boletín

No dude en subscribirse a nuestro boletin para mantenerse al día con eventos y ofertas 

Subscríbase